¿Mente innovadora o prisionero de los prototipos?